Efectos de la pandemia en los equipos de trabajo

Sin duda alguna, la pandemia ha tenido un gran efecto en los equipos de trabajo. Muchas empresas, después del shock inicial, con las limitaciones cambiantes y la incertidumbre, tuvieron un liderazgo muy eficiente para ofrecer al personal laboral las necesidades que tenían de adaptación a las nuevas formas de trabajo. En cambio otras, no pusieron el cuidado de las personas de su compañía en el centro. Generando incomodidad y desconfianza en la organización. 

En los entornos inciertos, aunque la persona líder sea excelente, sin su equipo de trabajo no va a conseguir resultados. Por contra, en este nuevo escenario, el equipo sin su líder si podría resolver las cosas que están pasando porque nadie puede negar que nada es ni será como antes. 

Post pandemia estamos pasando una transición forzada de lo complicado a lo complejo. Lo complicado por lo general hemos sabido resolverlo: con buenas prácticas y con los procedimientos adecuados. Pero hoy estamos en un ecosistema corporativo de lo más complejo: situaciones poco controladas, donde hay mas interactividad, los procesos son micro-avances por proyectos y sin tanta jerarquía. 

Cómo si de un equipo de rugby se tratara. Es una oportunidad de adaptarse, de ser ágil y consistente. Esa flexibilidad de poner los aprendizajes en un contexto con una durabilidad compartida. La buena noticia, todo eso es entrenable.

Necesitamos encontrar soluciones seguras de manera veloz y brillante para testearlas y repensarlas. Volver al core de poner el sentimiento de pertenencia besando el escudo de la compañía. Crear un liderazgo colectivo y ejercer de manera interdepartamental la presión ofensiva necesaria en cada momento. Decidir cual es nuestro propio estilo organizacional. Volver a generar ese compromiso y esa confianza en la plantilla que nace de que se sientan escuchados con autenticidad y puedan formar parte de las acciones de toma de decisión.

Team buildings como herramientas para volver a «nosotros»

Los team buildings son un tipo de intervención que tiene efectos positivos en la organización y en sus equipos de trabajo. Recomendable desde 6 trabajadores a 6 mil millones. Mediante juegos corporativos con elementos deportivos, con la filosofía de lo básico bien hecho. Se trata de una experiencia dónde entrenar la agilidad de los trabajadores/as; la estrategia; generar motivación y compromiso; identificar fortalezas y oportunidades de crecimiento; desarrollar destrezas individuales y colectivas. Cómo consecuencia mejoraremos las relaciones interpersonales, ayudando a la mejora del clima laboral tan necesario en estos momentos. Ahora mismo el máximo índice de renuncia está siendo por un ambiente hostil. También elevaremos el sentido de pertenencia de una manera segura y divertida. 

Estamos en un momento en que la cultura de las organizaciones se tiene que basar en el cuidado de las personas. Pero no es dar lo que creen que quieren, sino ofrecer recursos y vivencias para capacitarse en lo que realmente necesitan. Por otro lado los equipos cada vez son más multi disciplinares y diversos y nos encontramos con gente con muchos años en la empresa y los recién llegados nativos digitales dónde creen que no tienen nada en común más que cumplir un horario. Pongámosle retos colectivos a través de una jornada diferente y enriquecedora.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta